miércoles, 14 de septiembre de 2011

Cae una banda de rumanos que cometió 24 robos en viviendas y negocios

  • Los 5 detenidos tienen entre 21 y 25 años, son muy violentos y actuaron en Oviedo, Gijón, Avilés, Candás y Piedras Blancas
  • Requisados dos coches, seis ordenadores, 2.450 euros, joyas y teléfonos móviles
Jóvenes -entre los 21 y los 25 años- y violentos. Así son los miembros de una banda de rumanos especializada en el robo de pisos y locales comerciales que había elegido Asturias para asentarse. La Policía Nacional acaba de detener a cinco de sus integrantes, a los que se les imputan hasta veintiún robos en domicilios de Oviedo, Gijón, Candás y Piedras Blancas, otro robo con fuerza en un establecimiento avilesino y dos más con violencia e intimidación a las propietarias de dos locales en Oviedo y Avilés, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía de Asturias. 24 en total.

Aunque da por desarticulada la banda, cuyo líder se encuentra entre los detenidos, la Policía no descarta más detenciones.

El operativo se puso en marcha en noviembre del año pasado, cuando grupos policiales especializados en la investigación de robos determinaron que estaban ante un mismo grupo organizado y violento tras analizar una serie de delitos cometidos en la región.

«Recorrían diversas localidades asturianas sin levantar sospechas en busca de pisos de plantas bajas», explicaron. Una vez seleccionados, y aprovechando la ausencia de sus propietarios, «escalaban por la fachada valiéndose de tuberías, bajantes, tendederos o cables para ascender o descolgarse hasta el nivel más accesible».

Ya una vez en el piso elegido, «desmontaban los cristales abatibles que suele haber en cocinas y cuartos de baño y conseguían introducirse en las viviendas, donde buscaban, fundamentalmente, dinero, joyas, móviles, ordenadores portátiles o cámaras digitales.

Otra de las características que les definía, además de «una violencia gratuita y desproporcionada», era que repartían su lugar de residencia entre tres localidades. Así, dos de ellos fueron arrestados en Oviedo, otros dos en Gijón, y el quinto, en Pravia. De esa forma, apuntó la Policía, «suponían que, en caso de que alguno fuese detenido, el resto tendrían tiempo suficiente para huir de Asturias».

Cuatro, en la cárcel

Todos fueron detenidos entre el martes y el miércoles pasados y algunos de ellos cuentan con antecedentes policiales por delitos contra la propiedad y contra las personas. En los registros de sus domicilios la Policía se incautó de numerosas joyas, teléfonos móviles, seis ordenadores, dos vehículos y 2.450 euros.

El Juez de Instrucción de Gijón ha decretado prisión provisional para cuatro. Entre ellos, el jefe de la banda, que «determinaba qué tipo de robo se iba a cometer, el lugar y cómo se iban a comercializar luego los efectos robados».

Entre los delitos por los que serán juzgados hay dos especialmente graves, dos robos con violencia e intimidación que dejaron «graves secuelas» a sus víctimas. El primero de ellos fue cometido en 'La Parroquia', en la calle Monte Gamonal de Oviedo. El segundo, en el 'Bar Marisa', en la avilesina avenida Alemania. En ambos casos, las mujeres que regentaban los locales fueron maniatadas y amordazadas. A una de ellas llegaron a intimidarla con una navaja y una pistola. «¿Quieres morir?», le gritaron a la ovetense María Ángeles Arniella mientras intentaban asfixiarla. El asalto a su local se produjo en octubre. Desde entonces, la calle Monte Gamonal sufrió una quincena de robos. Los vecinos cuantifican el botín en más de 53.000 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor